Denuncias

Contaminación y falta de autoridad ambiental están matando la quebrada La Ruitoca

Las denuncias y quejas de los habitantes del sector de Ruitoque (Floridablanca Santander) no tienen eco. La comunidad espera que la Cdmb actúe frente al daño que le causan a esta quebrada los continuos vertimientos de aguas residuales por parte de algunas unidades residenciales y empresas.

La señal que la quebrada La Ruitoca está muriendo es el hilo de agua que marca el trazado de su cause, un afluente que lucha por mantenerse con vida y soportar la crueldad de los seres humanos.

La comunidad que ha crecido en el sector del Valle y la Mesa de Ruitoque, aseguran que en esta quebrada se podían ver peces nadando y hasta camarones. La actividad más importante era que estas familias utilizaban este recurso hídrico para el riego de los cultivos y el abastecimiento propio. Pero desde hace varios años atrás estas actividades se volvieron imposibles de concebir.

Insoportables olores, el aspecto y la calidad del bajo caudal dan muestra de las continuas descargas de aguas residuales que se le hacen a La Ruitoca, de manera indiscriminada y sin ningún tipo de control, provocando así que el preciado líquido se vuelva perjudicial para la salud.

Este problema ambiental ya ha sido denunciado muchas veces ante los organismos y autoridades ambientales de la localidad y del área metropolitana de Bucaramanga, pero nadie ha dado respuesta; tampoco se han esmerado por “salvarla”. Todas las denuncias se han quedado en documentos que se mantienen archivados en las entidades, así como en las carpetas privadas de aquellos residentes que han intentado buscar ayuda para su recuperación.

Un habitante del sector que vive hace 19 años en la zona manifestó que anteriormente la quebrada era limpia y se podían bañar. El nacimiento está ubicado en la parte alta de Ruitoque y con el tiempo se ha venido secando, ahora el agua que baja es lo que le cae de las descargas, desde ahí empieza el problema, relata el hombre. También aseguró que este tema ha generado varios conflictos entre los vecinos que incluyen hasta amenazas.

¿Qué ocurre?

Para la población que dice sentirse afectada con este hecho, hay dos razones principales que iniciaron y mantienen este problema: una, es la falta de pozos sépticos y el mal funcionamiento de algunas de estas estructuras; y, dos, la presencia de una empresa de pollos que presuntamente estaría cometiendo irregularidades en los vertimientos.

Sobre el primer tema, indicaron que en el área hay muchas casas y fincas que no cuentan con pozos sépticos y, frente a esta carencia, la quebrada es la que termina recibiendo esos vertimientos. Al parecer, en las horas de la noche es el momento preferido para hacer clandestinamente dichas descargas, ya que difícilmente se puede contar con la supervisión de alguna autoridad que realmente tomen cartas en el asunto.

“Quienes viven al borde de la quebrada y no tienen pozo vierten. Lo que podemos decir es que aquí los vecinos se acostumbraron a botar todo a la quebrada, hasta basura. A mí lo que más me preocupa y me entristece a la vez, porque uno se siente impotente de no poder hacer nada, es que esa agua contaminada de la quebrada conecta con la cascada Cañaveralito que tiene como unos 50 metros de caída vertical y podría ser un verdadero espacio turístico. Es una lástima ver cómo todo se va destruyendo”, expresaron los afectados.

A lo anterior se suma que si bien hay predios que cuentan con sus pozos sépticos, estos no dejan de ser una amenaza. Algunos están construidos a la orilla de La Ruitoca y otros presentan inconvenientes en su funcionamiento.

Con respecto a la empresa de pollos, uno de los ciudadanos indicó que “para nosotros ha sido un ‘dolor de cabeza’ la planta de sacrificio de aves que está en la zona. Se ha denunciado en varias ocasiones, la Cdmb (Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga) ha hecho inspecciones, pero curiosamente todo está bien. Nosotros sabemos que eso no es así por las evidencia que hemos podido recopilar”.

Con una sensibilidad a flor de piel, estos hombres y mujeres que intentan ser los ‘salvaguardianes’ de La Ruitoca la miran y aseguran que lo único que le cae bien es la lluvia. Cuando cae mucha agua, se limpia; mientras que en verano es cuando más resulta perjudicada.

“En verano uno se da cuenta realmente de la magnitud del problema y gran parte de la culpa la tiene esa empresa de pollos. Hace unos dos años se generó una denuncia y la cerraron. Les dieron permiso porque ya, al parecer, tenían todo en regla, pero sabemos que no es así. Nosotros no hemos tenido eco con nuestras denuncias, pero tenemos evidencia cuando el agua baja negra, como un petróleo. Hay días en los que tenemos olores espantosos”, precisó otra de las habitantes, quien con los mismos argumentos ocultó su identidad.

Líderes comunales se unieron a esta denuncia y confirmaron que entre ellos mismos han efectuado llamados de atención para que se estén vigilando los pozos y no se rebosen si llueve fuerte.

Incluso, recordaron que el problema es tan grave que enero de 2018, en horas de la tarde, se presentó una mortandad de peces que nunca fue esclarecida por las autoridades ambientales.

Leave a Comment

uno × cinco =